Title La percepción y la Realidad.

Cuando hablamos sobre el despertar de la consciencia estamos hablando de recordar que somos eternos.

Si lo que ahora creemos que es la vida y en realidad es solo una ilusión, entonces morir también lo es. La mayoría de nosotros vivimos llenos de miedos ya que tenemos la certeza de que en algún momento vamos a morir inevitablemente, ¿y si resulta que eso es una gran ilusión?

Nosotros creemos que solo somos un cuerpo físico, con una personalidad, llamado Maria o Jose, y nos olvidamos que es un personaje de nuestra creación, es como si yo hiciera una estatua y me sintiera tan identificada con ella que dejara de creer que soy la artista que la tallo para creer que soy la estatua, mi obra. Creamos un cuerpo y una vida y la nombramos Maria, que ella sea arquitecta, se case tenga hijos, etc. También creamos su final, que ella envejezca y se muera, para después poder crear otro cuerpo con otra historia y que un dia tambien se acabe su “vida”.

Eso va a suceder hasta que dejemos de identificarnos con nuestra creación, entendamos que lo que somos es eterno, somos El creador y no lo creado.

Concebir la vida de una manera integrada, sin separaciones, significa un gran cambio, no habría siquiera el porqué tener que nombrar las cosas, ni definirlas con conceptos y mucho menos clasificarlas como malo o bueno.

La bendición de tener sentimientos no es para utilizarla en juzgar a otras personas, situaciones, sufrir, comparar, etc., en realidad los sentimientos son nuestro enlace para recordar quien realmente somos, nuestra más valiosa herramienta del despertar.

Recordemos que lo único que nunca cambia es nuestro don de crear y nada creado permanece si no es por nuestra voluntad, todo lo que se pueda crear esta siempre ahí en potencialidad (este último concepto lo explica muy bien la física cuántica), pero lo que no recordamos es que podemos hacerlo ilimitadamente y no hay necesidad de apegarse a lo creado como si no pudiéramos crearlo de nuevo siempre que lo deseemos.

Esta percepción que hemos creado y tenemos del mundo la cual creemos tan real, resulta a la final ser engañosa. No es la primera vez que escuchan esta comparación pero para mi concuerda mucho con lo que nos sucede: Dormimos y en el sueño te puede pasar de todo, hasta la muerte, puedes ser un hombre si eres mujer o un niño, hasta un animal que vuela, pero cuando te despiertas nada de eso fue real. ¿Quien creo tu sueño? De donde vino todos estos sucesos que parecían tan reales, lloraste, reiste, amaste, sufriste, hasta sentiste dolor, frío, calor y en la mayoría del tiempo mientras sueñas estás completamente seguro de que es real, pero cuando te despiertas todo se desvanece y lo ves con mucha claridad que era apenas un sueño.

Ya cuando estás despierto no sabes el porque tu mente creó ese sueño o para qué, tampoco cuando te despertaste en la mañana tuviste que morir para salir del sueño, sencillamente abriste los ojos y estabas acá. Creo que es momento de darnos cuenta que la muerte que tanto tememos es también parte de una ilusión, el día en que uno se despierta solo percibe que no eres Maria ella es tu creación y todo vuelve a la realidad.

En la medida que tengamos la flexibilidad de confiar que hay algo más allá de ese personaje, su sufrimiento y muerte, estaremos más cerca de nuestro despertar, sin muerte, sin final, al contrario recordando que siempre hemos sido eternos.

 

Ruth Rojas
Si te gusta Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on StumbleUponGoogle+Email to someone

Dejame Tu Parecer