Title Que paradoja…

Que paradoja...

Qué paradoja, nos enseñan que hay que elevarse para encontrar lo sagrado en nuestras vidas. Que para iluminarse se necesita ser algo sublime,  superior, “perfecto”.

Pero a medida que conoces la verdad entiendes que lo elevado estaría separado, que mejor y peor es juzgar y esa es la ilusión. El camino no es elevarse a Dios. Los ídolos son distracciones, no hay altares reales.

A medida que caminas te liberas de tu arrogancia, de tu complicación, de tu superioridad, eres menos y menos, quieres menos y no necesitas nada.

Ya cuando no queda nada de lo que te puedas orgullecer entonces despertaste de la ilusión. Ya no eres especial, solo eres y de esta vez tan perfecto como un átomo o una molécula, no existen moléculas superiores o elevadas, todas forman la existencia y eso más que suficiente.

Queremos tanto Ser algo, que no prestamos atención a lo que Somos todo el tiempo, y lo que somos es Amor, es intenso, es alegría, ufff es maravilloso. Entonces no hay nada que alcanzar, no hay nada que adquirir, solo ser humilde simples y sencillo.
Gracias por compartir este hermoso camino.
Dulce Luz

Ruth Rojas
Si te gusta Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on StumbleUponGoogle+Email to someone

Dejame Tu Parecer