Title La Verdad de Nuestras Mentiras

La Verdad de Nuestras Mentiras

Cuantas Mentiras…Creemos vivir de ellas, en ellas y lo cierto es que cuando dejemos de mentirnos sin ningún esfuerzo encontraremos nuestra verdad.

Hemos creado nuestra vida alrededor de una irrealidad. De tanto mentirnos terminamos confundidos creyendo en ella, sin poner atención a la verdad, a lo real.

Es una ilusión como amamos y también como no amamos, el porque compartimos y como lo hacemos, lo que creemos que es la felicidad, lo que creemos necesitar, como vivimos y convivimos, nuestras expectativas y metas.

¡Cuanta imaginación!

Es tan incoherente nuestra ilusión que nos creemos un ente hecho por no se quien ni porque, suelto en un universo sin sentido donde todo puede suceder.  Pero lo hermoso es que la verdad nos acoge y nuestro entorno nos recuerda que somos mucho más que nuestras mentiras.

Si observas en la naturaleza un animal, un árbol o un diminuto zancudo, ellos están en armonía con la vida, no se mienten. No están buscando el amor y la paz en el dinero en la admiración. Por ejemplo el árbol esta claro que no tiene que ser acepto por la sociedad de árboles ni juzga a otros árboles por sus diferencias.  Un animal no sufre porque debería todo el tiempo cumplir con los requisitos y normas de un buen animal exitoso y “normal” para así finalmente alcanzar la “estabilidad”.

Estamos llenos de mentiras y nos perdimos en el velo de ilusión que hemos creado.

Donde empezó no se… donde podría llegar no se… lo que se es que ¿para que mas mentiras? No somos una mentira, no somos nuestra ilusión. Tampoco somos necesidades, no somos apariencia. Intentamos tanto “ser” todo el tiempo, que cansancio, que pena. Siento que no estamos viviendo. Es como si hubiéramos dejado la vida a un lado junto con la verdad.

Vivimos en una lucha constante por sostener mentiras, todas las nuestras y las que nos enseñaran a tener, vivimos en función de ser parte de la ilusión que creamos, tenemos terror de no cumplir con el papel del personaje que es ser Luís, Carlos, Ana o Sandra, ¿y lo que somos sin tener que hacer el papel de nada? ¿Y la alegría, lo espontáneo, lo libre?

¿Que es entonces lo que nos da bien estar en la vida?

Pues pareciera que todo menos vivir la vida.

Cuál es el mensaje que nuestra ilusión envía –Olvídate de tus sentimientos, olvídate de los pájaros, olvídate de sentir la brisa, el sol, de amar, olvídate que eres amor. Hay que sobrevivir, lo demás es cuando tengas, cuando seas, o cuando logres…
Terminas por no relacionarte con nada, ¿y como? No Eres frente a las cosas, como te puedes relacionar sin Ser.

Lo bueno es que la vida es mucho más y que nuestra ilusión es mentira.

Si nos basamos en la creencia, de que todo en el universo es un solo ser, mente creadora y creación, entonces nuestro cotidiano vive afirmando que existe algo separado del creador y su creación, esa percepción es limitada, no es real.

En nuestra mentira podemos percibir lo ilimitado que es nuestro poder, ya que podemos inventar todo con nuestra imaginación hasta algo irreal.  Somos inevitablemente Dios y creamos sin límites hasta lo imposible. Que simpático pensar que la propia mentira habla de nuestra verdad.  Solo el poder más maravilloso e infinito puede crear con tal libertad sin límites ni reglas.

Observa por un momento…nada que nos rodea es permanente, nada es inmutable en el tiempo, nada perdura igual ni por una milésima de segundo, no hay un tiempo que transcurra donde algo sea permanente. Entonces es irreal la “seguridad” que tanto buscamos.  Esto es muy importante comprender. Lo permanente no puede ser seguridad porque no existe. ¿Además como es eso de seguridad? ¿Porque sentirse inseguro? ¿De que? Que se esta buscando al intentar mantener algo constantemente igual, porque la necesidad de que algo perdure, y porque creemos que eso nos da seguridad.

Lo que sucede es que deberíamos dejar de querer que la vida pare y permanezca siempre estable afuera, e invertir nuestra percepción, lo permanente esta adentro, observando, creando, disfrutando del movimiento maravilloso que es natural de la existencia.

No hay que apegarse a un momento o situación de la vida, la paz esta en observarla quietos sin lucha, solo observar. Es lo opuesto a lo que hacemos, en vez de correr atrás de que las cosas sean iguales y permanentes debemos parar adentro y ser estables, aquietarnos.

Todo lo externo siempre va a cambiar, es natural, incluyendo nuestro cuerpo, pero quien observa ve siempre todo cambiando y es constante en si mismo, es eterno, no envejece no muere. Esa es la seguridad de permanecía que buscamos afuera en el lugar equivocado.

La realidad es desde mí hacia la vida, no desde la vida hacia mí.

Cuando dejas de buscar afuera, dejas de querer hacer y pasas a observar empiezas a conocer quien eres y en ese no “hacer” es que estas siendo parte de lo que realmente eres.

Nuestra ilusión es que estamos buscándonos en nuestra creación y no percibimos que somos el creador, corremos atrás de nuestra proyección sin nunca parar a reconocer que la estamos creando nosotros y esa es la culebra que corre eternamente atrás de su cabeza, como lo dice un hermoso amigo mió.

Cuando dejas de dar vueltas en círculo y paras, recuerdas que eres verdad que eres creador y creación. Y sientes la vida constante a pesar de siempre cambiante, estas seguro, eres feliz, amas y eres y eres y eres siempre sin necesidades, miedos, ni mentiras.

Eres de verdad.

Ruth Rojas
Si te gusta Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on StumbleUponGoogle+Email to someone

2 Comentarios en La Verdad de Nuestras Mentiras

  1. avatar
    Anonymous says:
    10 septiembre, 2013

    Gracias

  2. avatar
    13 octubre, 2013

    Que bellas palabras.
    Quiero dar gracias por su página.
    Pasaba por un momento difícil de mi vida y buscando los ángeles llegué a ustedes..
    Usé su oráculo y que cierta respuesta tuve.

Dejame Tu Parecer